Riopar 2014

Una buena representación de 7 miembros del club se desplazaron a Riopar dispuestos a llevar a cabo un nuevo reto, seis de ellos han realizado el trail corto de 24.8 km (Damián, Domingo, Tomás, Mauro, Pepe y Jero) mientras que Roberto quería probarse nuevamente con larga distancia, su objetivo eran los 44,8 km del trail largo.

 

El objetivo se había fijado con mucha antelación, eso hizo que algunos integrantes que tenía prevista su presencia no pudieran acudir finalmente. Mauro y Pepe acudieron mermados ya que por diferentes lesiones no habían podido entrenar con normalidad las semanas previas, por otra parte Jero se sumó a última hora para cubrir alguna de las vacantes, animado y convencido por Domingo y Roberto y con un par de entrenos por montaña iba a debutar en una carrera de estas características.

 

 

 

Se desplazaron hasta la localidad manchega el día anterior a la carrera, recogida de dorsal y paseo, luego a cargar hidratos y a charlar sobre lo que nos íbamos a encontrar en carrera. Todos nos fuimos a la cama con el gusanillo y alguna duda, ninguno pudo dormir de manera plácida. Ya bien temprano sobre las 6’30 nos volvimos a reunir para el desayuno, nos colocamos los trajes de faena y nos despedimos de las familias. Antes de ponernos en marcha recibimos una visita, el presi, allí estaba para darnos el último abrazo antes de la partida, el primero en marcharse a la linea de salida junto con Roberto, nuestro Patrón, el tenia la salida a las 8 de la mañana mientras que el resto lo haciamos a las 8’30, nos presentamos en el lugar de salida, breve calentamiento y pasamos el control de material, ya dentro del cajón, últimos animos entre los compañeros y en marcha. El ambiente que se respira es especial, los primeros kms en los que salimos del pueblo para adentrarnos por pistas y sendas eran  espectaculares, todo picando hacia arriba, pronto cada uno toma su lugar en carrera, Tomás como una moto, Damián y Domingo subiendo como ellos saben, Jero a su ritmo esperando a ver que se encontraba, Pepe conservador conocedor del terreno y sabiendo lo que nos esperaba y Mauro mas atrás haciendo su carrera. Por el km 8 primer avituallamiento pasando por riopar viejo (chulísimo), bajada campo a través y hacia el km 11 una subida interminable hasta el 17. Comenzamos a bajar por senda, pero no habiamos terminado de subir, pronto nos encontraríamos con una última subida, brutal, mejor no mirar para arriba, la gente sentada en las piedras para recuperar, una vez en la cumbre, bajada técnica, es el momento de Damián y Domingo (aquí disfrutan de lo lindo), se llega al avituallamiento y desde aquí a correr por un sendero espectacular, casi no entra la luz y llenos de cruces de agua, es el momento de Jero ha dosificado en la subida y ahora puede correr, llegando al km 20 último avituallamiento y gran sorpresa, cuando ya flaquean las fuerzas, hay están las familias acompañadas del presi, emoción, el mejor gel posible, ¡¡vamos por los últimos 4 km!!, eso pensamos todos, pero no es así, hay un fallo y la organicacion reconoce haber metido 26 km. Sin saber esto y con ganas de llegar los km se hacen largos (físicamente y mentalmente) el gran domingo sufre un problema muscular que le hace bajar el ritmo, ya nos metemos en el pueblo, y todavia nos dan una revuelta con cuesta incluida, pero se enfila la recta de meta, abarrotada de público, el speaker corea nuestros nombres y el del club atletismo grumocs, emoción a raudales ya está, reto superado y objetivo casi cumplido porque todavía nos queda un compañero (Roberto) que está desafiando la maratón. Tomás a volado para 3h20m, Damián sin darlo todo 3h 44m, Jero y Domingo prácticamente en el mismo tiempo 3h 57 m, Pepe pese a sus dolencias termina 4h25m y Mauro todo pundonor y coraje logra acabar en 5h 21m, carrera espectacular, por el ambiente, el entorno y el grupo de gente.

Por fin aparece nuestro compañero Roberto con un tiempo de 6h 14m, con la satisfacción de haberlo dado todo y el orgullo de haber podido superar nuevamente una prueba tan alpina. Al igual que a mis compañeros la distancia nos hace una mala jugada a los de la larga ya que salían casi 3km más de lo puesto. La subida al Padroncillo espectacular por la cresta, la bajada por pista y senda hasta el Puerto del Arenal para dirigirnos cerca de los Chorros de Río Mundo (un lujo correr por ahí). Tras hacer esta circular de 21 km, nos incorporamos al mismo recorrido que harían mis compañeros, ahí ya nos íbamos cruzando con los senderistas.

La conclusión es que ha sido una carrera dura pero espectacular, ha merecido la pena el fin de semana que hemos pasado todos juntos, en compañía de nuestras familias y practicando lo que más nos gusta.  Ahora si podemos decir que nos vamos con el objetivo cumplido.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *