Benageber

spa 048
El agua esta fría, pero las ganas de seguir remando por el pantano por encima de la antigua Benageber hasta el río Turia compensa y casi se esta a gusto.

Cerca de un acantilado se observa una calma hipnótica, dejamos de remar, cerramos los ojos y nos sentimos “uno con el lugar”… De pronto, se oyen gritos en lugar del canto de los pajarillos, y ruido de motores en lugar de las ondas del agua… abro los ojos, miro a mi alrededor y me veo en otro lunes en Orihuela, con sus atascos matutinos y las prisas de todos por salir de allí los primeros… miro el reloj, son las 8:42 de la mañana, en rato abre cambiado el aire puro que he respirado este fin de semana por “pura mier…”

Benageber

Día social de la espeleo, organizado por el “Centro Excursionista de Valencia” (CEV)

Salimos de redovan sobre las 4:30 de la madrugada del día 15 de septiembre, si no hubiéramos llevado el GPS nos abríamos perdido como siempre… a las 7 y algo estábamos en el albergue, contando chistes y matando el rato.

spa 061

Sobre las 9 empieza todo, nos presentamos y yo soy “Batido de fresa”, no estoy en la lista, entonces probamos como Rodríguez Pérez… y los demás pues también dieron sus nombres…

Recogimos los bártulos, nos montamos en los coches y fuimos hacia el barranco palomarejas, un barranco de nivel básico, con dos toboganes chiquitines, dos saltos a pozas desde roca y otro salto a otra poza desde un árbol…

La mayoría muy contentos por la experiencia, para unos cuantos fue un barranco que se quedo algo corto para el nivel de dichas personas…

Los que me conocen saben lo que me gusta hacer el tonto… y mi coche se redecoro en un charco y se lleno de barro (casi una hora con la karcher en el taller para limpiarlo…).

Una vez en el albergue, nos sentamos un pequeño grupo a comer, que después pasaríamos casi todo el finde juntos. Por la tarde, después de comer nos dijeron que no podíamos ir a Benageber sin ver el pantano. Fuimos al pantano y algunos nos bañamos, otros no, y otros como yo… bueno casi rompo una piedra con la cadera…

Después fuimos a tomar algo a Benageber y volvimos al albergue…

De cena tuvimos estofado de jabalí (estaba rico, pero me gusto más el que probe en “la goleta” de Barakaldo) y Katia no paraba de imaginarse al pobre bicho vivo…

Luego los juegos típicos, las sillas, la silla solidaria (sugerencia de Mariam), y un juego con el que se picaron y se tiraron hasta pasadas las 3 de la mañana…

Al día siguiente, a las 7 me fui a pasear, sobretodo porque Dani roncaba mucho y Luis resfriado cuando se sonaba retumbaba hasta el pasillo.

A las 12 casi, alquilamos unas piraguas, algunos las autodrenantes, otros las de travesía… en general estuvo bien…

A la vuelta al albergue una paellita y ya la entrega de premios de los juegos espelo (cuerda sin fin…), y la despedida a un gran finde donde lo más importante fueron las nuevas amistades que hicimos.

Hasta pronto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.