I travesía en kayak por Benagéber 2012

Nuestro compañero Paco, nos manda un montaje en video y crónica de la salida en Kayak del año pasado. Una actividad que se repetirá este año 2013 dentro del calendario de actividades del GMCS. Esperamos que os guste y se animéis para la salida de este año.

I travesía en kayak por Benagéber

Este mes de Septiembre quedamos varios compañeros del Grupo de Montaña de Callosa de Segura en el pantano de Benagéber (Valencia).

Fuimos en dos coches, en el primero fuimos Javi Clemente y su hijo Ángel (Los Clemen´s Boys), Dani el replica y yo (Paco). En el segundo coche venían Silvia, Jessica y Alejandro, Maro y Vito.

Esperamos en el chiringuito de Aventuria a que vinieran los del segundo coche, comiéndonos un “Chivito”, uno de los bocatas que mejor le salen a José.

Preparamos los kayak´s y salimos  eso de las 19:00, en tres individuales y tres kayak´s dobles, y como se veía venir los que iban en kayak dobles iban todo el rato haciendo “rotondas”, vamos que avanzaban haciendo círculos.

Calculamos mal el tiempo y cuando llegamos al refugio (caseta) forestal que estaba en el llano donde íbamos a acampar ya era de noche. Algunos plantaron sus tiendas, otros con sus hamacas y dos durmieron en el suelo de la caseta.

Cenamos y después el que quiso salió a navegar, salimos Dani, Silvia, Javi, Angel y yo.  Estuvimos hasta las 2:30 de la madrugada, navegando sin frontales para disfrutar mejor de aquella noche de luna llena, con el cielo despejado de nubes gracias a que hacia algo de viento. Fuimos a unos Cañizares, entramos a unas cuevecillas con los kayak´s y paleamos hasta que nos retiramos vencidos por el sueño.

Yo dormí en mi hamaca, y como hacia viento eché una manta térmica por encima. Me despertaron dos chicos cuando levantaron la manta para ver qué es lo que había debajo (se pensaban que ahí guardábamos la comida o algo así y ellos se sorprendieron de ver a un tío durmiendo).

Por la mañana volvíamos hacia el embarcadero, esta vez la mayoría había mejorado su técnica de paleo. Repetimos las cuevas y el cañizar de la noche y volvimos al embarcadero.

La tónica general de la vuelta fue la transformación de los kayak´s en “kayak´s de choque”, nos chocábamos, subíamos cogiendo velocidad unas sobre otras…

Y claro está, una vez ya en el embarcadero a comer, beber y reponer fuerzas. Como no puede ser de otra forma incluso en la comida la tenemos que liar. Alejandro se puso a intentar matar unas avispas con un mata moscas, en un fallo de cálculo le lanzó una a Javi que se le clavó en la ceja…

Y después, vuelta a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *